SAS “misión suicida” para eliminar los Exocets

http://www.telegraph.co.uk/news/main.jhtml?xml=/news/2002/03/08/nfalk08.xml (original en ingles)


Por Michael Smith, corresponsal de Guerra

Actualizado pasado: GMT 08/03/2002 de 2:02

 

El servicio aéreo especial planeó montar una incursión en la Argentina en submarino para destruir la acción de la marina de guerra de la Argentina con los misiles Exocet, según un libro nuevo sobre el conflicto de la Malvinas.

Era sabido que la Argentina había comprado cinco misiles Exocet de Francia antes del brote de hostilidades en abril de 1982. Dos fueron utilizados en el ataque contra el destructor Sheffield, que alertó a Británicos de la amenaza de Exocet, y los comandantes de las fuerzas estaban desesperados por destruir el resto.

 
Chascar para agrandar

La incursión submarina giro alrededor de la decisión de desechar la operación Mikado, un plan para aterrizar una Division del SAS en dos Hercules de la Royal Air Force en el campo de aviación de Argentina en Río Grande en Tierra del Fuego, donde se encontraba la base equipada con Exocet. El objetivo  era destruir los misiles, los 5 aviónes Super Etendard que los llevó, y matar a los pilotos.

Según el comando de fuerzas, que revela por primera vez los detalles completos de la operación Mikado, los comandantes británicos entonces idearon un plan nuevo usando el submarino Onix de la marina de guerra real  para infiltrar el SAS en la Argentina.

Por este punto del conflicto los Británicos habían sufrido otra pérdida crítica por Exocet en el transportador atlántico de la nave carga y transporte con helicópteros heavy-lift.

Un ataque acertado contra Hermes o un invencible, los dos portadores en el centro del destacamento de fuerzas, habría podido descifrar el final de la operación para recuperar las islas.

El Plan era, dos unidades de doce SAS debían ser trasladados por el Onyx a la costa de Tierra del Fuego, y luego remar hasta tierra en botes de caucho géminis.

Después ubicarina su objetivo en  Río Grande y destruirían los Exocets y los Super Etendards con los cohetes antitanques y las cargas explosivas, antes de matar a los pilotos en sus cuartos.

El SAS realizó los ensayos para la operación en agua del San Carlos, en la costa del oeste de Falkland del este, con asesoramiento del servicio especial de los infantes de marina reales.

Uno de éstos implicados recuerda: “Debíamos ser lanzados del submarino varias millas costa afuera en la noche y después hacemos nuestro objetivo a la costa a bordo de los inflables de goma. Había muchos equipo y armas y el plan no tenia nada chance, y éramos todos confidentes, nosotros habríamos podido llevarlo a cabo.

“Ideas anteriores de aterrizar un Hércules en la base de Argentina eran absolutamente suicidas, pero ésta tenía una buena ocasión de éxito. Sin embargo una vez que el trabajo fuera realizado. No había plan para conseguir escapar hacia fuera. Tuvimos que ir simplementepor nuestros medios a Chile y encontrar a nuestra gente allí.”

Afortunadamente, la guarnición de Argentina en la Malvinas se entregó antes de que la operación podría ocurrir. Qué los Británicos no sabían que los Argentinos habían reforzado la seguridad alrededor de Río Grande con tres batallones de infantes de marina. Un ataque del SAS habría terminado probablemente en desastre.

El libro demuestra las circunstancias extremas para las cuales los Británicos fueron preparados para ir a ocuparse de la amenaza de Exocet. La primera opción era utilizar Harriers desde el mar partiendo desde la flota o uno de los bombarderos pesados Vulcan de la Royal Air Force para bombardear Río Grande.

Pero los Harriers del mar eran demasiados pocos y demasiado valiosos para ser arriesgados, mientras que una incursion de Vulcan en el aeropuerto Port Stanley había probado poco eficiencia. Así nace la operación Mikado.

El hombre a cargo del planeamiento era Peter de la Billiere, el director del grupo del SAS y de SBS.

Mikado implicó el aterrizar cerca de 55 hombres de la escuadrilla SAS de B de dos Hércules, que quedarían orientados lsobre la pista de despeque con sus motores funcionando mientras que la division hacía su trabajo. Si el avión sobreviviera para sacarlos, se dirigirían hacia la base aérea chilena en Punta Arenas, través del Estrecho.

El plan se retraso, probablemente, el Hércules fue dañado durante la operación, estaba preparado para el asalto y la tripulación aérea haga su tarea en la frontera chilena, a cerca de 50 millas de distancia

El SAS era profundamente escéptico que los chilenos convendrían el plan pero, mientras que los acercamientos diplomáticos eran hechos, la escuadrilla de B siguieron con  sus ensayos.

Para el momento en que llegara la desicion política, algunos de los miembros más experimentados de la escuadrilla de B sugerían que la operación tenía poca ocasión de éxito, ascendiendo con eficacia a una misión del suicidio.

Un helicóptero que llevaba al equipo del reconocimiento del SAS sacado del Hermes en la noche del 17 de mayo, fue detectado por el radar de Argentina.

El Sea King tenía combustible escaso para volver su unidad, así que el piloto voló al continente chileno y cayó con el equipo del SAS, antes de prender  fuego a su helicóptero y de entregarse a las autoridades chilenas.

En Hereford, el comandante de la escuadrilla de B sugirió que, con el elemento de la sorpresa perdido, casi ciertamente, el plan original fuera desechado a favor de una operación por tierra vía Chile. Pero la sugerencia fue descartada y la misión original fue pedida para continuarla.

En ese punto los ideologos y los altos miembros de la escuadrilla casi hervían. Los ensayos habían demostrado que un ataque por sorpresa de Hércules era casi imposible - el avión sería detectado por el radar mucho antes de aterrizar.

Un sargento decidía que la única manera de hacer su punto era dimitir. Brig que informaba a Billiere de la dimisión, poco antes el equipo debía volar hacia ascensión, la escuadrilla que el comandante agregó que él también consideraba la operación unviable. Lo relevaron inmediatamente de su comando y fueron substituido por el segundo-en-comando del regimiento.

Pero para el momento en que la escuadrilla de B llegara la isla de la ascensión, el poste del estacionamiento para el ataque, inteligencia británica había descubierto que el Argentines gozó de una cobertura de radar lejos mejor que pensó previamente. La operación, una del más audaz de historia militar británica, fue pospuesta.

El destacamento de fuerzas es publicado por Sutton el 2 de abril, el vigésimo aniversario del conflicto de la Malvinas.

Veteranos de Guerra
Continentales
del
Conflicto Malvinas
Aqui encontraras a tus camaradas y las últimas novedades con respecto a tus derechos
Hoy habia 116650 visitantes (468733 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=